Novena de Pentecostés | Noveno día de oración

Nos unimos rezando la siguiente oración:

Ven, Oh Divino Espíritu, llena mi corazón con tus frutos celestiales: caridad, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Que nunca esté yo cansado en el servicio de Dios sino que, por continua y fiel sumisión a tu inspiración, merezca estar eternamente unido Contigo, en el amor del Padre y del Hijo.
Amén.

Para finalizar rezaremos un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.