Novena de Pentecostés | Cuarto día de oración

Nos unimos en la siguiente oración:

Ven, Oh Espíritu de Fortaleza, alza mi alma en tiempo de turbación y adversidad, sostiene mis esfuerzos de santidad, fortalece mi debilidad, dame valor contra todos los asaltos de mis enemigos, que nunca sea yo confundido y me separe de Ti, Oh mi Dios y mi máximo Bien.
Amén.

Para finalizar rezaremos un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.