Mensaje de agradecimiento de nuestra comunidad a Arturo

Es difícil comenzar a escribir unas líneas de agradecimiento a una persona, que más allá de su misión, más allá del lugar que Dios quiso que estuviera, siempre fue muy agradecido con la tarea realizada por sus ovejas.

Imposible mencionar todas las oportunidades en las que como Buen Pastor, vos Arturo, estuviste cerca de nosotros, apoyando nuestro rol educativo, en esta sociedad maragata que lo recibió ya hace 13 años. Cercano e integrado a nuestra vida, a nuestros alti-bajos, a nuestros problemas, a nuestros errores y nuestras victorias.

Es difícil agradecer, al que siempre se mostró agradecido por el camino recorrido y el apoyo del otro.

Inclusive es difícil llamarle Monseñor Arturo Fajardo, cuando para nosotros siempre fue “Arturo”, el que siempre nos atendió la llamada telefónica, el mensaje por whatsapp, o al toque del timbre en Sarandí 371.

Hoy Dios, mediante el Santo Padre, lo envía a una Diócesis hermana, por allá, lo esperan con alegría, y aunque reconocemos nuestro pesar por la partida a otras tierras de un Buen Pastor, tan cercano, nos llena de gozo, saber que seguirá caminando por el rumbo que Él elige para usted.

Inmensamente agradecidos por lo vivido y compartido, y como acostumbramos a finalizar nuestras oraciones de cada día en nuestra casa, y reconociendo en vos “Arturo” una gran devoción mariana, toda la comunidad Religiosa y Educativa de la Familia Gianellina de San José, le decimos a nuestra madre – “Con la mano de tu divino hijo, bendícelo Virgen del Huerto”.-