1er. Campamento Gianellino de Animadores

Viernes 15 y Sábado 16 de setiembre en el magnífico escenario de las Sierras de Mahoma se desarrolló el 1er. Campamento de los pre-animadores y animadores Gianellinos del Colegio del Huerto. Más de 40 chicos de entre 12 y 16 años participaron junto a los animadores, catequistas y docentes de Secundaria.

Preparado por el equipo de RECREANDO (Espacio de recreación) y el área pastoral del Colegio se desarrolló esta instancia de encuentro, convivencia, juegos y reflexión que forma parte del curso de Animadores que todos los sábados participan los chicos de las diferentes clases de Secundaria. La mayor parte de las actividades se realizó en el entorno de la Posada de Campo, en Sierras de Mahoma, aunque en varias ocasiones se subió a la cumbre de las sierras a desarrollar algunos momentos que estaban organizados.

El tiempo fue el eje temático de este #CampamentoGianellino. A través de las diferentes civilizaciones los chicos pudieron realizar las actividades propias de un campamento pero buscando siempre la integración, el trabajo en equipo y colaborativo, además de instancias de juego, charlas, tiempos de oración, reflexión y contemplación de la naturaleza, ya que el lugar elegido para este campamento era ideal, Sierras de Mahoma, una zona considerada un parque natural a unos 37 kilómetros de la capital departamental.

Comenzando con la época prehistórica hasta las civilizaciones modernas, los chicos pudieron ir descubriendo a través de cacerías extrañas, búsquedas del tesoro, juegos de integración y colaborativos preparados por cada uno de los 4 equipos que se había formado. Además cada uno de los grupos se hizo cargo de los diferentes espacios de servicio: cocina, limpieza, orden del lugar y cuidado de los materiales.

El fogón del sábado por la noche fue uno de los momentos más cargados de expresión y simbolismo, a través de danzas, bailes y juegos fueron caracterizando cada una de las civilizaciones de la historia de la humanidad para luego compartir una "hamburgueseada".

En la tarde del sábado se les propuso realizar una dinámica en grupos para saber las cosas que como adolescentes y jóvenes les preocupaba y cuales eran sus compromisos "sencillos y cotidianos" para empezar a cambiarlos. Cada uno de estos elementos fue armándose sobre el piso y el resultado final fue una cruz. Jesús es quien nos ayuda y "agarra" de la mano para darnos la fuerza y el ánimo para sanar las heridas, cuidar a todos y ayudarnos en este compromiso.

Al final del #CampamentoGianellino se compartió una muy positiva evaluación de la actividad y quedó mucho "material" e insumos para poder charlar, desarrollar y reflexionar en el curso de Animadores de los sábados.